Yoga y Arte

Los 3 Pilares del Reiki

Además de los Gokai, el Maestro Usui transmitía a sus alumnos su Reiki Ryoho asentándolo sobre tres pilares del Reiki

  • Gasshô
  • Reiji-hô
  • Chiryo

Gasshô

Traducido literalmente, Gasshô significa “dos manos que se juntan”.

La meditación es un parte esencial de toda enseñanza que siga el camino espiritual, y Usui Sensei enseñaba en su Do la meditación Gasshô, practicándola en el inicio de sus talleres y recomendando a sus alumnos que la realizaran en la mañana y en la noche.

Es un meditación poderosa, centrada en la compasión, que se practica con la mente vacía por espacio de 20 min., en posición Seiza, Loto o ½ Loto.

Al inicio de la meditación mantenemos la atención en los dos dedos centrales de cada mano, atendiendo a su contacto, y poco a poco vamos dejando que la mente se vaya calmando hasta hacerla parar. Cada vez que nos descubramos pensando en otra cosa, recuperaremos la atención él los dedos centrales de cada mano.

Reiji-Hô

Al traducir literalmente obtenemos; “ser guiado por el método del espíritu”.

Reiji-Hô consta de tres pasos, a realizar antes de practicar Reiki con nosotros mismos o con otra persona.

  1. Adoptar la posición Gasshô y cerrar los ojos. Conectar con la energía Reiki por medio de la intención hasta sentir el flujo de energía en nuestro cuerpo, no importa dónde.
  2. Pensar con intensidad en el proceso de restablecimiento de la persona en sus niveles físico, emocional, mental y espiritual.
  3. Elevar el Gasshô hasta la frente, y mediante la intención dejarse guiar por el Reiki hasta el Byosen.

Chiryo

Traducido literalmente Chiryo significa “Tratamiento”.

Consiste en la técnica para iniciar el tratamiento con otra persona o con uno mismo. Una vez finalizados Gasshô y Reiji-Hô, nos arrodillamos junto a la cabeza de la persona (en un lateral), colocamos nuestra mano dominante sobre la coronilla de la persona, sin tocarla, a unos centímetros, mientras que la otra mano permanece con la palma hacia arriba abierta a la energía universal.

Esperamos en esta posición hasta obtener una señal, una inspiración que nos indique que debemos comenzar el tratamiento y que nos acerque a la zona en la que la persona necesita las manos. Después de un rato, cuando sintamos que es necesario, puede que cambiemos a otro lugar diferente de la persona.