Yoga y Arte

Puraka

Temario >> Pranayama >> Puraka: Inspirar
Durante Puraka, mientras entra el aire, puedes sentir el rozamiento del flujo del aire dentro de las fosas nasales o en la parte de atrás de la garganta. Al mismo tiempo puedes notar el movimiento de las costillas, así como el aumento gradual de la presión den-tro de la cavidad abdominal debido al movimiento descendente del diafragma, junto con la fuerza opuesta que ocasionan los músculos del abdomen y la región perineal. Presta una atención extrema a todas estas sensaciones, asociadas a los movimientos respiratorios.

A través de esta elevada conciencia interior, se empieza gradualmente a ser consciente del flujo sutil del prana en diferentes lugares dentro del cuerpo.

Durante la inhalación se puede sentir el flujo descendente desde la cavidad nasal (ajña chakra), a través de la garganta (vishuddha chakra), el pecho (anahata chakra), la parte superior del abdomen (manipura chakra) y la parte inferior del abdomen (swadhisthana chakra), hasta el fondo de la cavidad abdominal (muladhara chakra). Este flujo descendente del prana se conoce como Apanagati, que mueve desde ajña chakra hasta muladhara chakra y se contiene ahí mediante mula bandha. Más adelante, durante Kumbhaka, este flujo descendente no solo es detenido sino vigorosamente contrarrestado al generarse un flujo ascendente con ayuda de un mula bandha y uddiyana bandha aún más vigorosos.

Con Rechaka se inicia en realidad el flujo ascendente conocido ahora como Pranagati. Hay que recordar que muy frecuente-mente las palabras Prana y Apana se asimilan con la inspiración y espiración, respectivamente. Pero aquí, cuando hablamos de “gati” o del flujo interno sutil de la energía pránica y no de la respiración vulgar, se cambia el orden en que se utilizan estos térmi-nos. El Apanagati o flujo descendente se asocia con la inhalación y el Pranagati o flujo ascendente con la exhalación.

En la fase inicial hay que concentrarse en las sensaciones más perceptibles que surgen del flujo del aire junto con la concentra-ción en los distintos músculos. Pero pronto se empieza a ser consciente de estas corrientes pránicas que se asocian no solo con el flujo de la respiración, sino que se perciben también durante la fase de Kumbhaka, aun cuando el movimiento respiratorio haya cesado. De esta forma, poco a poco, esta conciencia interior se transforma en el componente principal de la técnica pranayámica que incluye la de Puraka.