Yoga y Arte

Relajación Guiada para ser Una con la Tierra (Sonido 8D)

– Empiezo a experimentar que mi cuerpo energético comienza a expandirse. – Haciéndose cada vez más y más amplio. 

– Siento como mis piernas y mis brazos se alargan, como mi cuello y mi cabeza se estiran. 

– Abarcando la habitación en la que estoy. 

– Mi cuerpo energético se sigue expandiendo más allá de estas cuatro paredes, saliendo de este edificio. 

– Creciendo a través de casas, calles y construcciones. 

– Sigo expandiéndome por la Tierra. 

– A través de campos y cultivos, de tan diversos colores, orden y estructura. 

– Expandiéndome entre los bosques y las selvas, la fuerza de los árboles, la sabiduría ancestral de las raíces, narrada a través del canto de sus hojas, percibiendo la increíble vida de su interior. 

– Me voy haciendo tan amplio como las montañas, sintiendo el aire frío y limpio que me llena de energía. 

– Sobrevuelo desiertos sintiendo la inmensidad del silencio. 

– Y me sumerjo en los océanos, respirando bajo el agua, escuchando el sonido de mi respiración. 

– Nadando entre peces de colores, dejándome llevar por las corrientes, saltando las olas, jugando con los delfines. 

– Me elevo hacia cielo, abriendo mis alas, volando con las águilas, sintiendo el calor del Sol el viento sobre mi rostro. 

– Alcanzando las nubes, me dejo caer sobre la tierra en forma de gota de agua. 

– Penetrando en la Tierra regando los campos. 

– Me trasformo en la semilla que germina, abriéndose paso centímetro a centímetro hacia la superficie. 

– Y me convierto en la flor de maravillosos colores que impregna el aire con su delicioso aroma. 

– Soy la mariposa que se posa sobre la flor, soy el viento que sopla, la brizna de hierba, las hojas que susurran. 

– La tela de la araña, el nido del pájaro, el canto de la cigarra. 

– La atmosfera que respiro, el agua que da vida, la Tierra que nutre. 

– Soy abundancia, belleza, plenitud,  

– Soy Una con la Tierra. 

– Y mi corazón se abre, como una preciosa flor, irradiando desde su interior la luz del amor incondicional, una luz dorada, radiante cálida, que conecta directamente con el corazón de la Tierra.