Yoga y Arte

Surya Namaskar – Saludo al Sol

El Saludo al Sol o Sūrya Namaskār es una de las secuencias más populares de los vinayasas (encadenamientos) que se realizan en la práctica de yoga.

En  sánscrito se denomina sūrianamaskāra, siendo Sūria el dios del Sol, namah ‘reverencias postradas’, y kāra ‘realizar’.

Se puede realizar:
1) Al principio de una sesión de yoga como calentamiento.
2) Como una práctica de yoga en sí misma.

Podemos encontrarnos diferentes tipos de saludos al sol dependiendo del tipo de yoga que estemos realizando, en nuestro caso vamos a ver el saludo estandar de la práctica de hatha yoga.

Práctica

La base física de la práctica combina doce āsana en una serie realizada de manera dinámica. Estos āsana están ordenados de tal manera que alternativamente estiran la columna hacia adelante y hacia atrás. Cuando se realiza de la manera usual, cada āsana se realiza con una respiración alternada de inspiración y espiración, excepto en el sexto paso, en que la respiración queda suspendida.

Una ronda completa de sūrya namaskār se realiza de manera que cada vez se adelante una pierna distinta.

Se comienza de pie, con los pies juntos, el rostro mirando al este y las manos unidas en el centro del pecho, en actitud de respeto hacia el Sol, mientras se realiza una profunda espiración.

Pranamasana

1. Inspiro
– Con los pies juntos conectados a la Tierra.
– Siento la energía ascender a través de las piernas, los muslos y la columna vertebral.
– Activo las manos y los brazos.
– Espirando llevo las manos unidas al corazón en Namaste

om mitrāya namaḥ

Urdhva Hastasana

2. Inspiro
– Crezco con los brazos hacia el cielo.
– Mantengo las piernas activas conectadas a la Tierra y los pies enraizados a la Tierra.
– Estiro los costados, expando el pecho y abro el corazón.

om ravaye namaḥ

Uttanasana

3. Espiro
– Me Inclino hacia delante al flexionarme desde las caderas.
– Acerco el abdomen y el pecho a los muslos.
– Dejo las manos a los lados de los pies.
– Llevo la coronilla en dirección hacia la Tierra.

om sūryāya namaḥ

Anjaneyasana

4. Inspiro
– Lanzo la pierna derecha hacia atrás en un gran paso.
– Apoyo la rodilla de atrás en el suelo.
– Subo el pecho, alargo la espalda y el cuello
– Elevo los brazos y la mirada.
– Abro el corazón saludando al Sol

om bhānave namaḥ

Phalakāsana

5. Expirar
– Llevao la otra pierna hacia atrás, para quedarme con todo el cuerpo alargado.
– Reparto la fuerza entre las manos y los pies y siento el flujo de la energía.

om khagāya namaḥ

Aṣṭaṅgasana

6. Retén
– Suelto la postura bajando las rodillas, el pecho y la frente al suelo.
– Las caderas quedan un poco elevadas.
– Los codos pegados al cuerpo.
– Los dedos de los pies metidos hacia dentro.

om puṣṇe namaḥ

Bhujangasana

7. Inspiro
– Apoya los empeines en el suelo, mientras te deslizas hacia delante.
– Manten las piernas muy activas.
– Alarga la esplada y el cuello.
– Lleva los hombros abajo y atrás para abrir el corazón.

om hiraṇya garbhāya namaḥ

adho mukha svanasana

8. Espiro
– Eleva las caderas haciendo una V invertida.
– Aleja los hombros de las manos alargando la espalda.
– Sube las caderas.
– Deja el cuello relajado llevando la intención al ombligo.

om marīcaye namaḥ

Aṅjaneyāsana

9. Inspiro
– Trae el pie derecho hacia delante.
– Apoya la rodilla de atrás en el suelo.
– Siente la apertura de ingles y caderas.
– Sube el pecho, alarga la espalda y el cuello.
– Eleva los brazos y la mirada.
– Abre de nuevo el corazón saludando al Sol.

om ādityāya namaḥ

Uttanasana

10. Espiro
– Traigo el otro pie hacia delante.
– Dejo las manos a los lados de los pies.
– El abdomen y el pecho se acercan a los muslos.
– Dirijo la coronilla hacia la Tierra.

om savitre namaḥ

Urdhva Hastasana

11. Inspiro
– Estiro los brazos por encima de la cabeza.
– Crezco hacia delante y hacia arriba con la espalda.
– Mantengo las piernas activas y los pies enraizados.

om arkāya namaḥ

Pranamasana

12. Espiro
– llevo las manos unidas al corazón en Namaste.

om bhāskarāya namaḥ

Historia del Sūrya Namaskār

Esta secuencia de posturas basadas en un método activo desarrollado en siglo XX, de la mano de Bala Sahib. el cual lo ideó en 1929, basado en el vyāya (la práctica de los luchadores profesionales, para desarrollar masa muscular y flexibilidad).

Obtuvo popularidad en 1937, cuando la periodista británica Louise Morgan residio en su palacio en Aundh (Majarastra, en la India) y aprendió esta serie.

Ella se encargó de redactar la explicación de esta práctica, la cual publico en el libro The Ten Point Way to Health (el sendero de diez puntos hacia la salud) publicado en 1938 por J. M. Dent & Sons (de Londres), pagado con fondos de Bala Sahib.

Después del final de la Segunda Guerra Mundial, la secuencia se difundió a Estados Unidos y luego al resto de Occidente. Incluso llegó a creerse que se trataba de una práctica yóguica antigua, proveniente de algún tipo de linaje espiritual, sin embargo, no ha sido posible encontrar referencia alguna en los antiguos textos de yoga como el Gueranda-samjita o el Hatha-ioga-pradípika.

En el día de hoy, la rutina Sūrya namaskār de Bala Sahib sigue siendo el ejercicio cardiovascular preferido por los antiguos luchadores de la India, como un método seguro para mantener su físico y su peso.